25 de agosto de 2005

Quisiera que entendieras

quisiera que me entiendas
sin palabras.
como yo entiendo al mar
o a la lluvia,
gritar sus penas en silencio.
quisiera que entendieras
que mi indiferencia
es grito de dolor
como lo son las olas,
del mar,
como lo son mis voces
de vos.
Quisiera que me entiendas,
a mí, sin palabras,
como yo entiendo al pájaro
que planea y dibuja
en el aire libertad
quisiera que entendieras
que no vivimos el mismo idioma,
que mis lagrimas no son rencor,
ni mis ojos realidad
que mis manos se mueven
buscando una señal
que si salto es para verte
sonreír detrás del muro
y que cuando te miro a los ojos
te estoy diciendo mucho mas
Quisiera que entendieras
que no vale lo que digo,
que a mis palabras
se las lleva el viento
y que es mejor dejar
que el tiempo hable por mí
y que no quiero que escuches
lo que digo
ni leas lo que escribo
porque yo quiero hablarte sin palabras
simplemente mirarte
y decirte mucho mas
como quisiera que entendieras
que las hojas hablan
al caer del árbol
y las nubes lloran
cuando las separan de la lluvia
como mis ojos gritan
al ver pasar el tiempo
quisiera tanto que entendieras
que lo que ves, no es.

3 comentarios:

Terrapin dijo...

Sarpado
Perdón por lo chusma, pero me encanta leer blogs :)
Esta poesía, si es que la escribiste vos, es hermosa, y sino también XD
sabelo
nada más
te prometo que nunca más entro (?)

Juan dijo...

!muy muy lindo!

Paso a comentar, con el miedo de que me traten de delirante y me censuren para siempre, que para mi, la naturaleza tiene un conocimiento enorme que podemos enteder intentando abrir nuestros sentidos para con ella, ya que se comunica de un modo mucho mas amplio que nuestros metodos de comunicación: atraves de hojas en caida, rios, mariposas voladoras, pajaros libres, ect. Creo que cuando nacemos nos comunicaciomos del mismo modo que la naturaleza, pero esta se va perdiendo con el pasaje del tiempo y la corrupcion de nuestra inocencia y paz. Sin embargo, estoy seguro ( quiero estarlo), que siempre queda algo natural dentro de nosotros, que llega a su mayor esplendor en los ojos, sobretodo en cuanto nos enamoramos.

perdoname el delirio.

Gabriela dijo...

Sensorial!
Excelente