20 de abril de 2009

.

sólo en la frescura de la noche
puedo perderme en el tacto,
prescindir de la mirada hervida.
puedo atravesarme de cielos,
de pájaros.
en la frescura de la noche,
entregarme al silencio
sin pretender o exigirle,
puedo sentir el adentro
y el afuera,
puedo escuchar de mí
un grito que no digo.

1 comentario:

Mario dijo...

...
puedo escuchar de mi
un grito que no digo.

grito que retumba
dentro mío
que me dice solo a mí
mi grito

hermoso